1 de abril de 2016

Un año de prisión preventiva contra dirigente del FALPO por tiroteo en que murió un hombre y un swat resultó herido

Mao-. El Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial de Valverde impuso un año de prisión preventiva contra Rubén Mercado, vocero del FALPO en la región Noroeste, a quien se acusa de la muerte de un comerciante y herir de bala a un miembro de la Policía. 

La medida de coerción le fue impuesta por la Juez de Atención Permanente Interina de Valverde, Claribel Mateo Jiménez, la tarde de este viernes, en medio de un amplio dispositivo de seguridad en el Palacio de Justicia de Mao. 

Contra Rubén Mercado, vocero del Frente Amplio de Lucha Popular en el Noroeste, había sido emitida una orden de arresto para ser investigado con relación al tiroteo ocurrido el pasado día 3 de marzo durante un abortado desalojo en la comunidad del Palo de Damajagua, del municipio de Esperanza, donde resultó muerto de un disparo el comerciante José Núñez Núñez, alias Telémaco, de 35 años de edad. 

 En el mismo incidente fue herido de gravedad el cabo policial Tony de Jesús Batista Rosario, perteneciente a la Unidad Táctica (Swat). Se dijo que tanto el miembro de la uniformada, como los familiares del comerciante fallecido, señalan al dirigente popular como el responsable de haber realizado los disparos. 

Mercado fue entregado ante el Ministerio Público el pasado miércoles por una comisión del FALPO, abogados, comunicadores y el sacerdote Santos Monción, párroco del municipio de Esperanza. 

Se espera que el grupo popular inicie protestas en las próximas horas por la decisión del Juzgado de la Instrucción, ya que a través de su página de facebook había advertido de que “monstruo azul y verde” tomaría la calle si Mercado era encarcelado y responsabilizaba al Ministerio Publico de lo que suceda. 

De su lado, la fiscal titular Sonia del Carmen Espejo dijo que el Ministerio Publico solo jugó su papel, pero que al final es la juez la que toma una decisión basada en las pruebas presentadas, y que la magistrada entendió que la prisión preventiva era la medida coercitiva que ameritaba el caso.