18 de marzo de 2016

Alerta roja en Haití y el Corredor Seco por la hambruna desatada por El Niño

Roma, Italia (EFE).- El tiempo corre en contra de las organizaciones humanitarias que intentan aliviar la crisis alimentaria en Haití y el Corredor Seco centroamericano, donde unos siete millones de personas están sufriendo los efectos de una prolongada sequía acentuada por El Niño.

Ese fenómeno meteorológico es el culpable principal de que esas dos zonas de América Latina estén marcadas con rojo en la lista de emergencias elaborada por las agencias de la ONU dedicadas a la alimentación y reunidas esta semana en Roma para afinar sus estrategias.

Y es que la peor sequía en décadas en las zonas semiáridas de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua ha puesto a más de 3,5 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria.

También necesitan ayuda humanitaria 3,6 millones de personas en Haití, de las que 1,5 millones padecen hambre de forma severa, según cifras de Naciones Unidas.

A pesar de que El Niño es un fenómeno cíclico, el analista del Programa Mundial de Alimentos Rogerio Bonifacio explica que en esta ocasión, además de ser especialmente intenso, se ha producido tras varios años de condiciones “desfavorables”.