12 de abril de 2016

La ONU inicia sus primeras audiencias para elegir nuevo secretario general

NACIONES UNIDAS (EFE). La campaña por la Secretaría General de la ONU arrancó hoy oficialmente con la comparecencia de los primeros candidatos ante la Asamblea General, una serie de entrevistas sin precedentes con las que la organización quiere dar transparencia a un proceso marcado hasta ahora por el secretismo.

El ex primer ministro de Montenegro y actual responsable de Exteriores del país, Igor Luksic, abrió el fuego y se sometió durante dos horas a las preguntas de los Estados miembros y a un puñado de cuestiones remitidas por la ciudadanía a través de internet.

Tras él, comparecen hoy la directora general de la Unesco, la búlgara Irina Bokova, y el portugués Antonio Guterres, antiguo alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Los otros cinco candidatos propuestos hasta ahora pasarán su examen entre mañana y el jueves, aunque no se descarta que más adelante puedan aparecer nuevos aspirantes.

Luksic llamó la atención sobre los conflictos que afectan a distintas regiones y defendió la necesidad de mejorar los esfuerzos de prevención y de resolución de crisis desde el ámbito internacional.

“Tenemos que reinventar el multilateralismo a través de los principios de responsabilidad, inclusividad y compromiso”, subrayó.

En ese sentido, planteó varias reformas para lograr una ONU más relevante y eficiente, aunque dejó claro que no pretende “volver a inventar la rueda”, sino sobre todo optimizar recursos y adaptar la organización a la realidad del siglo XXI.

Luksic, el más joven de los candidatos, con 39 años, defendió además su experiencia internacional y quiso aportar una visión optimista del mundo.

Con muchos países defendiendo que sea una mujer quien ocupe por primera vez la Secretaría General, el político montenegrino se mostró de acuerdo en impulsar la igualdad de género en las más altas instancias de la ONU.

Así, dijo que si es elegido quiere que el puesto de subsecretario general vaya a parar a una mujer, que además proceda del hemisferio sur para garantizar una mayor representación geográfica.

Con ese fin, también planteó la posibilidad de que ese número dos de la organización tenga su oficina en Nairobi y no en Nueva York, donde la ONU tiene su cuartel general.

El novedoso proceso de entrevistas a los candidatos pretende introducir más transparencia en la elección del próximo secretario general, que sucederá a Ban Ki-moon a partir del próximo año.

El nombramiento corresponde a la Asamblea General, que votará este otoño, pero el control sigue estando en manos de las potencias del Consejo de Seguridad, que serán quienes propongan un nombre para su ratificación al resto de Estados miembros.