18 de julio de 2016

Turquía se pregunta qué pasará tras el intento de un golpe

Ankara (EFE) -. Si bien prácticamente toda la sociedad turca está aliviada de que el intento de golpe de Estado no acabara con la democracia en Turquía, muchos se preguntan ahora cómo evolucionará el país en medio de una inédita ola de detenciones y destituciones de supuestos golpistas.

El principal objetivo de la purga que se está llevando a cabo en el Ejército y en el sistema judicial del país son los seguidores de predicador conservador Fethullah Gülen.

El Gobierno y la Justicia coinciden en que la llamada "organización terrorista de Fethullah Gülen" (FETÖ) es la principal responsable del violento levantamiento militar que ha causado, en menos de 20 horas, al menos 290 muertos y más de 1.400 heridos.

En todo caso, poco o nada se sabe, hasta ahora, de los verdaderos protagonistas al frente de una misteriosa junta que se identificó como "Consejo de Paz en Casa" y que llegó a proclamar que había asumido el control del Estado, llamado "traidor" al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Las ciudadanía turca tiene una larga experiencia en golpes de Estado tras los levantamientos de 1960, 1971, 1980 y 1997, que en ningún caso fueron tan violentos como esta vez.

Sin embargo, a diferencia del pasado, esta vez ninguno de los golpistas dio la cara en su intento de asumir el poder.

La única comunicación fue una críptica declaración leída -bajo amenazas- por una presentadora de la televisión pública TRT.

El golpe no tuvo identidad desde el inicio, lo que sugería que los golpistas no tuvieron confianza en ellos mismos.

Hasta el momento, la ciudadanía sigue sin saber quién era realmente la cabeza de esa junta y quiénes sus miembros.

Miles de soldados, entre ellos medios centenar de generales, fueron detenidos en las últimas 24 horas y el ministerio de Justicia aseguró hoy que habrá más detenciones todavía.

Ante los llamamientos del casi derrocado presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien solo pudo comunicarse a través de un teléfono móvil con la ciudadanía, decenas de miles de turcos salieron a la calle para defender la democracia.

En los anteriores golpes militares la ciudadanía había permanecido pasiva, mientras que los partidos políticos no se ponían de acuerdo sobre si debían o no rechazar el levantamiento militar.

Esta vez, los cuatro partidos del Parlamento incluso firmaron una muy inusual declaración conjunta condenando el golpe, incluyendo los partidos más críticos y enfrentados con Erdogan, como el izquierdista y prokurdo HDP o el socialdemócrata CHP.

Y mientras que la junta nunca llegó a dar la cara, sus soldados sobre el terreno fueron más violentos que nunca, disparando contra manifestantes en las calles, atacando desde el aire el Parlamento, el palacio presidencial y el hotel donde Erdogan había estado de vacaciones en el mar Egeo en el momento del golpe.

Poco después de estar claro que el levantamiento estaba por fracasar surgieron en todo país demandas, en público, de reinstalar en Turquía la pena de muerte, abolida en 2004.

Tanto Erdogan como su primer ministro, Binali Yilirim, en lugar de rechazar estas ideas radicales, señalaron varias veces que "tendrán en cuenta" los reclamos de la gente y que harán "lo que sea necesario".

Estas exigencia y los casos de agresiones de manifestantes islamistas contra supuestos golpistas y periodistas están causando preocupación entre el sector laico y crítico con el partido gobernante AKP.

Un soldado golpista fue incluso degollado tras rendirse en una calle de Estambul.

El propio Erdogan calificó como "regalo de dios" el golpe, ya que que le da la oportunidad de limpiar todo el aparato estatal y el ejército de los gülenistas.

Preguntado el domingo si se podía producir una "caza de brujas" en Turquía, un viceprimer ministro turco aseguró que solo se actuará de acuerdo a la ley.

Sin embargo, la prensa y los críticos laicos en Turquía temen ahora un "jardín de rosas sin espinas" para Erdogan, con una oposición acallada e intimidada.

Asociaciones de periodistas y partidos de la izquierda extraparlamentaria emitieron hoy comunicados en los que condenan con claridad el intento golpista pero destacan que eso no significa que el régimen de Erdogan sea democrático.

En las redes sociales, tan criticadas por el presidente en el pasado pero usadas esta vez por él mismo para movilizar a las masas en un intento de frenar la asonada, crecía hoy el temor a que el fracasado golpe pudiera suponer un Erdogan más fuerte e intransigente que nunca.

"Sin duda el intento (golpista) es un buen pretexto para que Erdogan pueda hacer ahora lo que quiera, imponer un régimen fuerte que elimine a cualquier oposición que se oponga", escribió hoy el analista Yavuz Baydar, un antiguo seguidor de Erdogan y ahora uno de sus críticos más feroces.

Y el diario izquierdista Birgün señaló en un editorial que "el golpe se han evitado, ¡si!, pero ¿ha ganado la democracia?".