9 de junio de 2016

Recuento presidencial en Perú entra en su cuarta jornada

LIMA, Perú (AP)-. El recuento de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Perú entró en su cuarta jornada el jueves, mientras los votos del extranjero y de zonas remotas del país siguen llegando con cuentagotas, los peruanos agotan su paciencia a la espera de conocer el nombre del nuevo presidente.

Con más del 99,5% de las actas contabilizadas, el candidato Pedro Pablo Kuczynski seguía por delante de Keiko Fujimori con el 50,11% de los votos, frente al 49,88% de la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori.

Aunque la mayoría de los expertos sostiene que ya es matemáticamente imposible que Fujimori compense los poco más de 39.000 votos que la separan de Kuczynski, la aspirante de Fuerza Popular no ha admitido su derrota y mantiene la esperanza de dar la vuelta al conteo.

Docenas de simpatizantes de Fujimori se manifestaron ante la sede de la junta electoral para denunciar lo que calificaron de fraude, aunque ninguno de los dos aspirantes ni sus equipos han presentado evidencias que respalden las insinuaciones de sus seguidores.

Kuczynski, execonomista del Banco Mundial, pidió paciencia a sus seguidores, a los que se dirigió como si fuese ya el ganador definitivo del balotaje.

Según la ley debe esperarse que la Oficina Nacional de Procesos Electorales concluya el conteo del total de las actas para declarar un ganador. El organismo anunció que podría finalizar su trabajo el jueves y dijo que en la noche del miércoles esperaba recibir las actas electorales provenientes de Europa y zonas remotas amazónicas del norte y sur de Perú.

Los dos candidatos centroderechistas permanecieron dentro de sus cuarteles de campaña sin mostrarse a la prensa.

La disputada elección sólo es superada por la de 1962, cuando los dos candidatos presidenciales finalistas tenían una diferencia de 12.000 votos y los militares dieron un golpe de Estado para impedir que el primero en el conteo asumiera el poder.

Si Kuczynski logra mantener su ventaja culminaría una campaña política sorprendente. Fujimori se impuso a un abanico de 10 aspirantes en la primera vuelta de los comicios celebrada en abril y lideraba las encuestas previas a la votación del domingo.