14 de abril de 2016

“El General Larguito” “empeñó” su pensión para poder sobrevivir

Con una voz que apenas se escucha y un estado físico desgarrador debido al crítico cuadro de salud, el merenguero típico Tomás Santana de la Cruz, mejor conocido como “El General Larguito”, no hace otra cosa que pedir por más ayuda.

No esconde que el Estado le asignó una pensión, pero explica que se vio precisado a “empeñarla” para poder vivir y comprar los instrumentos musicales que se les quemaron cuando se incendió la casa en la que vivía y lo perdió todo. Su relato lo hace desde una pequeña habitación en el cuarto piso de la Clínica Cruz Jiminián, donde recibe atenciones desde hace más de una semana. Ahí llegó con menos de 60 libras, tras ser afectado durante tres meses por la diarera y pasar más de una semana sin ingerir alimentos ni agua. Cuando el doctor Jiminián se enteró de su precaria condición lo mandó a buscar a Santiago donde reside.

En posición casi fetal y su esquelético cuerpo cubierto solo por una sábana blanca, “El General Larguito” indicó que producto de esa situación fue que “vendió”, como él define la transacción que hizo, su pensión por tres años para comprar lo que necesitaba, entre ellos instrumentos musicales para poder seguir tocando fiestas.

“Primero se nos quema la casa con to’, el equipo de tocar, yo la vendí tres años para comprar acordeón, piano y una yita. La vendí tres años. Volví e hice otro prestamito al banco y después hicimos otro pequeño préstamo, la esposa mía y yo, para comprar una puerta, un televisor, un radio, me hicieron otro robo en La Cuchilla”, relató con la mirada perdida y el rostro marcado por la desesperanza.

Dijo que de esa pensión, que es de RD$20,000, “si no me muevo me roban 10” y explicó que los primeros tres meses le llegaron de esa cantidad y luego de unas diligencias el dinero lo recibía como debía. Sin embargo, afirmó que volverá a cobrar la pensión en junio de este año, tiempo en que se vence el ‘negocio’ que hizo y le devuelvan la tarjeta.

Pide una casa al Presidente

“A Danilo Medina, al Presidente, que necesito donde vivir, que no tengo donde vivir, eso. Si él no puede que me den una ayuda para comprar una casita ya que no la tengo, yo no quiero mansión, una casita, que yo diga esto es mío y ya. Con eso Dios lo ayuda a él y ya, muchas gracias”, reclamó.

Con esas palabras, “El General Larguito” clamó nueva vez por la ayuda de las autoridades, pero esta vez se dirigió directamente al mandatario y en sus súplicas expresó que no desea lujos, sino un techo donde poder vivir, ya que todo lo que tenía lo perdió producto de robos, engaños y malos negocios.

Cuando le den el alta médica de la Clínica Cruz Jiminián, le espera solo un cuarto para vivir junto a su compañera, Mercedes Franco. Al músico hay que practicarle una biopsia para analizar una masa en un pulmón, la cual temen que sea cáncer. El doctor Cruz Jiminián explicó que debe hacérsele ese estudio con anestesia, el cual no se le ha realizado por lo débil que está físicamente el paciente.

Esta semana, el Ministerio de Cultura lamentó que “El General Larguito” no haya seguido el tratamiento recomendado en la Clínica Corominas Pepín de Santiago, donde le fueron practicados dos estudios. Al respecto, Cultura informó que, a través de su Dirección Regional Norte con sede en Santiago, dirigida por el maestro Jochy Sánchez, luego de un prolongado internamiento, el popular merenguero fue enviado a realizarse varios estudios médicos a la referida clínica, a cargo del médico Benjamín Hernández.

Al realizársele dos, se determinó que se requería de un tercer estudio, cita a la que El General Larguito no acudió. Los dos estudios realizados fueron una tomografía del tórax y análisis de su cuadro de neumonía extensa.-
(Fuente: elcaribe.com.do)