19 de abril de 2016

Candidatos fustigan corrupción, inseguridad en debate de TV

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La supuesta corrupción administrativa y la inseguridad ciudadana dominaron este lunes las intervenciones de los candidatos opositores a la Presidencia dominicana, al protagonizar el primer debate presidencial en la historia democrática local, con la ausencia del gobernante y aspirante a la reelección, Danilo Medina.

Siete aspirantes a la presidencia de la República para las elecciones generales del 15 de mayo próximo participaron en el encuentro televisado, el primero que se realiza en República Dominicana, organizado por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) y los grupos de comunicaciones Corripio y SIN, en el que presentaron sus propuestas.

Los candidatos que participaron fueron Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM); Pelegrín Castillo, de la Fuerza Nacional Progresista (FNP); Guillermo Moreno, de Alianza País; Minou Tavárez Mirabal, de Alianza Por la Democracia; Soraya Aquino, del Partido Unidad Nacional; Hatuey Decamps, del Partido Revolucionario Social Demócrata, y Elías Wessin Chávez, del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano. El único de los aspirantes que no asistió fue el del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, actual presidente de la República y quien busca reelegirse.

Cada uno, agotando turnos de dos minutos, expusieron sus inquietudes y propuestas en las áreas de salud, seguridad ciudadana, educación, política migratoria, energía y transporte; transparencia, vivienda y economía, reforma fiscal, salario, código laboral y salario mínimo.

Abinader planteó que de ganar en las elecciones reformaría la Ley de Salud, implementaría un seguro de salud universal e invertiría el 5% del PIB en el sector.

Afirmó que restablecer la seguridad ciudadana sería un tema número uno en su Gobierno, empezando por una reforma policial; aumentaría a US$500.00 el salario mínimo en la Policía nacional y haría cumplir las leyes vigentes para reducir la criminalidad.

En el tema migratorio dijo que hará cumplir la ley y que se respete la soberanía nacional, imponiendo los controles necesarios. Prometió bajar la factura eléctrica e impulsar exenciones para la producción de energía renovable.

Aquino dijo que haría acuerdos con todas las clínicas y hospitales para que los pacientes críticos sean atendidos inmediatamente lleguen a los centros de salud, sin importar su condición social y económica. Prometió crear un banco de reservas para enfermedades catastróficas.

Afirmó que enfrentará la delincuencia con mano dura, enfrentando el problema desde su origen, usando hasta a los policías municipal y las reservas de las Fuerzas Armadas.

Moreno prometió impulsar la creación de empleos competitivos, perfeccionar la Policía Nacional para convertirla en cuerpo civil, cortando nexos entre agentes policiales y delincuentes, en base a la aplicación de la ley.

Apoyó que se elimine el pago del anticipo a las ventas y que se impulse la producción y generación de empleos competitivos.

Castillo prometió implementar una agenda eléctrica, en base a una producción de energía limpia, tomando en cuenta que en República Dominicana hay petróleo y gas y cuenta con muchos recursos naturales que favorecen la generación. Impulsará proyectos de ahorro energético y cambiará las infraestructuras.

Afirmó que impondrá controles migratorios en base al cumplimiento de la ley y la construcción de un muro en la frontera.

Wessin dijo que modificaría la Constitución para que los jueces sean elegidos por el pueblo no por los políticos; también revisará las exenciones fiscales y disminuirá los impuestos.

Prometió impulsar la producción de energía limpia para abaratar la factura y crearía la Superintencia de Bienes del Estado para regular el uso de la tierra y facilitar el acceso a los pobres a un techo digno.

Tavárez Mirabal sostuvo que más que una reforma fiscal, impondrá la responsabilidad en el uso de los recursos del Estado para frenar el gasto público, combatirá la corrupción llevando gente honesta al poder y haciendo cumplir las leyes e impondrá control en las instituciones estatales para acabar con la cultura del “bajadero”.

Decamps favoreció la producción de energía alternativa y que se baje la factura eléctrica. Dijo que invertirá el 10% del PIB en salud y dispondrá que se atienda gratis a los enfermos catastróficos.

La no participación del jefe de Estado fue subrayada en más de una ocasión por De Camps, quien prácticamente dio por seguroe que Medina resultará reelegido en las elecciones generales del próximo 15 de mayo.
 (Tomada de almomento.net)