5 de octubre de 2016

Huracán Matthew se intensifica de nuevo en su avance hacia las Bahamas

MIAMI (EE.UU.). El poderoso huracán Matthew, que perdió algo de intensidad tras azotar el martes por la noche el extremo oriental de Cuba, se fortaleció hoy de nuevo al subir sus vientos máximos sostenidos a 120 millas por hora (195 km/h) en su avance hacia el centro y noroeste de Bahamas.

En su boletín de las 15.00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. indicó que Matthew, todavía un huracán de categoría 3, se dirige hacia el centro y noroeste de Bahamas para situarse el jueves cerca de la costa sureste de Florida (EE.UU.) Matthew se desplaza hacia el noroeste con una velocidad de 12 millas por hora (19 km/h) y se encuentra a 55 millas (90 kilómetros) al nornoreste de Cabo Lucrecia (Cuba) y a 105 millas (165 kilómetros) al sur de Long Island, en Bahamas.

Se espera que el ciclón mantenga esta trayectoria en las próximas 48 horas, por lo que Matthew “atravesará Bahamas el jueves y se situará “muy cerca de la costa este de Florida el jueves por la tarde”, resaltaron los científicos del NHC, con sede en Miami.

Los efectos de Matthew comenzarán a sentirse hoy en el sureste de Bahamas, en el centro por la tarde y en la zona nororiental del archipiélago por la noche.

Se ha extendido un aviso de huracán (paso del sistema en 36 horas) desde el norte de la ensenada de Sebastian hacia la línea entre los condados de Flagler y Volusia, en la costa noreste de Florida.

Se mantiene un aviso de huracán para el lago Okeechobee, en el norte del condado Miami-Dade (Florida), y desde Golden Beach hasta la ensenada de Sebastian, una franja costera estadounidense de unas 150 millas (240 kilómetros).

El aviso de huracán para Haití se ha levantado y sustituido por el de tormenta, mientras que el Gobierno de la República Dominicana ha anulado el aviso de tormenta tropical.

Permanecen activos los avisos de huracán para las provincias cubanas de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Las Tunas, lo mismo que para el sureste, centro y noroeste de Bahamas, incluido Inaguas, Mayaguana, Aclins, Crooked Islnad, Long Cay y Ragged Island.

El huracán, que ya ha pasado por Haití y Cuba, está causando torrenciales aguaceros, fuertes vientos e inundaciones en las zonas donde tocó tierra, además de peligrosos deslizamientos.

El saldo preliminar del paso por Haití del huracán Matthew es de al menos nueve muertos y unos 14.000 desplazados, según medios.

Los científicos predicen un “fortalecimiento adicional” de Matthew en las próximas 48 horas, pero se espera que se mantenga como huracán de categoría 3 mientras “atraviesa Bahamas y se aproxima a la costa este de Florida”.

Los últimos modelos por computadora muestran una gran parte de Florida dentro del cono de proyección del huracán. Uno de los modelos, el europeo, proyecta que Matthew podría tocar tierra en el condado de West Palm Beach, al norte de Miami, aunque la mayoría de ellos sitúa el ojo del ciclón fuera de la costa, en el agua.

El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió este martes que un impacto directo de Matthew en Florida podría causar una destrucción masiva como no se ha visto en el estado desde el paso del huracán Andrew en 1992.

Todas las autoridades del estado han repetido en numerosas ocasiones a la población la importancia de estar ya preparados con agua, comida y medicinas para unos tres días, ante la llegada de este monstruoso huracán.

Los expertos advirtieron también de la peligrosa “combinación de marejada ciclónica y grandes olas destructivas que pudieran aumentar el nivel del agua del mar” y causar inundaciones en las zonas costeras.

De acuerdo con el centro meteorológico, Matthew, que llegó a tener la categoría 5, es el huracán más poderoso que se ha formado en el Atlántico desde Félix, en 2007, que causó más de 130 muertos a su paso por Nicaragua.

En esta temporada de huracanes en el Atlántico se han formado catorce tormentas tropicales, de las que cinco se han convertido en huracanes (Alex, Earl, Gastón, Hermine y Matthew), que han causado al menos 66 muertes, la mayoría de ellas en México por el paso de Earl.
EFE