29 de septiembre de 2016

Obama tilda de “error” la anulación en el Congreso de su veto a ley de 11S

WASHINGTON. El presidente de EE.UU., Barack Obama, tildó hoy de “error” y “peligroso precedente” la anulación por parte del Congreso de uno de sus vetos sobre la ley que permite a los estadounidenses demandar al Gobierno de Arabia Saudí por su supuesto papel en los atentados del 11 de septiembre de 2001 (11S).

“Creo que fue un error”, dijo Obama en un extracto del encuentro con militares que será emitido por la cadena CNN esta noche, al comentar la decisión del Congreso, que votó por una amplia mayoría anular el veto del mandatario.

Para Obama, esta decisión supone “un peligroso precedente”, ya que “si eliminamos esta noción de inmunidad soberana, entonces nuestros hombres y mujeres de uniforme alrededor del mundo podríamos empezar a vernos sujetos a leyes recíprocas”.

“La preocupación que tengo no tiene nada que ver con Arabia Saudí en concreto, o mi compasión por las familias del 11 de septiembre.

Tiene que ver con que no quiero una situación en la que de manera súbita nos veamos expuestos a responsabilidades por el trabajo que hacemos en todo el mundo”, agregó Obama.

Por ello, insistió en el peligro que supone que con esta legislación “si un ciudadano cree que ha sido víctima del terrorismo, que otro país no hizo lo suficiente para detener a unos de sus ciudadanos, por ejemplo, a la hora de implicarse en actividades terroristas, pueden presentar una demanda personal ante un tribunal”.

Se trata de la primera anulación de la capacidad ejecutiva de veto presidencial desde que llegó a la Casa Blanca en 2009.

Con esta invalidación del veto, entra en vigor automáticamente y sin la firma de Obama la conocida como “Ley de Justicia contra Promotores del Terrorismo”, que permitiría a los familiares de víctimas del 11S demandar al Gobierno saudí por su supuesto apoyo a los terroristas que perpetraron los atentados.

Entre los 19 terroristas que perpetraron los atentados, 15 eran ciudadanos saudíes, lo que ha alimentado durante años las especulaciones sobre un supuesto apoyo de Arabia Saudí al terrorismo internacional y a la red Al Qaeda.