20 de septiembre de 2016

Drogas se adueñan de Valverde, autoridades ni se dan por enteradas

Mao-. El problema de la drogadicción es un flagelo que crece en la provincia Valverde, en donde son constantes las denuncias sobre la supuesta complicidad de las autoridades que están llamadas a enfrentar este mal. 

Mientras los puntos de venta de estupefacientes se multiplican de manera alarmante en barrios y comunidades de Esperanza, Laguna Salada y Mao, los organismos llamados a enfrentar la situación son embarrados con denuncias sobre cobro de peaje para permitir que estos operen. 

Las denuncias sobre la complicad de la DNCD y el DICAN van desde supuestamente cobrar miles de pesos semanalmente a los dueños de puntos de drogas hasta la de alegadamente incriminar a jóvenes inocentes poniéndole sustancias controladas. 

 Ante la situación denunciada, personas que opinaron sobre el tema en la condición de anonimato, condenaron también la actitud pasiva de Ministerio Público y otras autoridades que nada hacen para corregir el problema.