27 de septiembre de 2016

América se convierte en la primera región del mundo en eliminar el sarampión

WASHINGTON. América se ha convertido en la primera región del mundo en eliminar la transmisión endémica del sarampión tras 22 años de lucha contra esta enfermedad contagiosa, según anunció hoy la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La declaración de la eliminación del sarampión se entregó hoy en el Consejo Directivo de la OPS, al que asisten esta semana los ministros de Salud de la región.

Esta es la quinta enfermedad prevenible que se ha eliminado en América y la quinta que el continente ha sido la primera región del mundo en eliminar, después de la viruela (1971), la polio (1994), la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita (2015).

El sarampión, una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta sobre todo a los niños, sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños en el mundo, pese a que existe una vacuna segura y eficaz para prevenirlo.

“Hoy es un día histórico para nuestra región y sin duda para el mundo. Es la prueba notable del éxito que se puede lograr cuando los países trabajan juntos en solidaridad para alcanzar una meta común”, celebró Carissa F. Etienne, directora de la OPS, que es la filial americana de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Quisiera destacar que nuestro trabajo en este frente aún no termina. No podemos caer en la complacencia con este logro, sino que más bien debemos protegerlo cuidadosamente”, advirtió a continuación.

Preguntado por si este anuncio significa que se dejará de vacunar en América, el director adjunto de la OPS, Francisco Becerra, dejó claro que la prevención debe continuar porque puede haber casos importados de otras regiones que no han eliminado la enfermedad.

“Hay que seguir vacunando para seguirnos protegiendo porque hay personas que pueden visitarnos de otras regiones que no la han eliminado y contagiar a nuestra población”, afirmó.

La estrategia de la OPS para eliminar el sarampión se basó en tres pasos: el primero, hacer una campaña nacional para llamar a ponerse al día con la vacuna contra el sarampión dirigida a niños de entre 1 y 14 años.

El segundo, fortalecer la vacunación de rutina para alcanzar un mínimo de 95 % de los niños cada año y, en tercer lugar, hacer campañas masivas de seguimiento cada cuatro años con el fin de vacunar a un mínimo de 95 % de los niños de 1 a 4 años con una segunda dosis de vacuna.

Entre 1970 y 1979, los países de América Latina reportaban unos 220.000 casos de sarampión cada año.

En 35 años, hubo una reducción de casos de 95 %, de 4,5 millones registrados en 1980 a aproximadamente 244.700 casos en 2015.

El último brote endémico se registró en Venezuela en 2002, aunque algunos países de la región siguieron notificando casos importados.

Entre 2003 y 2014, el número total de casos de sarampión importados o relacionados con una importación alcanzó los 5.077 en la región.
EFE