9 de agosto de 2016

Deportarán dominicano que dirigió estafa licencias de conducir en Massachusetts

NUEVA YORK. Leonardo Burgos Espinal, nativo de la República Dominicana y quien cumplió la semana pasada sentencia de 15 meses en una cárcel de Massachusetts por dirigir una banda que vendía licencias de conducir de ese Estado, será deportado a República Dominicana en las próximas semanas, dijo la fiscalía en un comunicado.

Burgos Espinal, de 42 años de edad, ejecutó el esquema sobornando a empleados del Departamento de Vehículos y Motores en el suburbio Leominster de la ciudad de Worcester y usó documentos de identidad de puertorriqueños con las que los empleados sobornados, elaboraron más de una docena de autorizaciones estatales para manejar vehículos.

Los documentos de los boricuas fueron obtenidos de forma fraudulenta por Burgos Espinal y los integrantes de la banda que dirigía, según los fiscales.

Fue liberado el miércoles pasado después de cumplir su condena, pero la Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) lo detuvo para procesarlo y repatriarlo a su país.

El dominicano, padre de seis hijos, se declaró culpable por un cargo de conspiración en mayo de este año después de estar en la cárcel desde 2015.

Vanessa Peguero, dominicana y empleada sobornada por Burgos Espinal, fue condenada a dos años en libertad condicional, pero se cree es ciudadana americana, por lo que ella no enfrenta la deportación a la República Dominicana

Burgos Espinal, quien vivía ilegalmente en Estados Unidos, no pagará la restitución del dinero robado al Estado debido a su indigencia económica.

Sus hijos tienen edades entre uno y 19 años y su madre está enferma en la República Dominicana, explicó su abogado, John S. Day.

Seguirá detenido en un centro del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas hasta su expulsión a la República Dominicana.

El juez federal Timothy S. Hillman aceptó los términos del acuerdo de culpabilidad, que incluía rebajar el tiempo que tenía Burgos Espinal en una cárcel federal de Rhode Island por un cargo de entrada ilegal.

El tribunal podría haberle impuesto una multa de $220.000, pero por su indigencia financiera, se le impuso un cargo especial de $200.

“Quiero decir simplemente gracias y decir que lamento lo que hice”, dijo Espinal Burgos cuando el juez le preguntó si le quería decir algo respecto a su delito.

“Haría cualquier cosa para conseguir volver a mi país. Quiero estar con mi familia y mi madre enferma”, añadió.

Como parte del acuerdo de culpabilidad, los fiscales retiraron un cargo de robo de identidad agravado.

Peguero, de 27 años de edad, fue condenada el año pasado en un tribunal federal a 2 años en libertad condicional por la emisión de licencias falsas de conducir.

De acuerdo con los registros de la corte, Burgos Espinal llevó a otros ilegales a las oficinas de vehículos y motores, y le pagó en efectivo a Peguero para la producción de las identificaciones.

Desde enero de 2011 a junio de 2012, Peguero emitió 15 licencias con los documentos de Puerto Rico, que eran vendidas por Burgos Espinal a los interesados.
(Fuente: diariolibre.com)