18 de julio de 2016

PRM acoge diálogo y pide poner en agenda sociedad civil

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) acogió el diálogo político convocado para este lunes por monseñor Agripino Núñez Collado, y reclamó que en la agenda se discuta la renovación total y consensuada de la Junta Central Electoral (JCE), el Tribunal Superior Electoral (TSE) y la Cámara de Cuentas.En rueda de prensa celebrada en la sede del PRM, el presidente de la organización, Andrés Bautista, dijo que también debe incluirse la revisión y renovación del cuerpo directivo de las juntas electorales de los municipios, y la discusión y aprobación de un Código Electoral que incluya una nueva ley electoral, la ley de partidos y agrupaciones políticas y la ley de garantías.

Precisó que en torno a la JCE, la renovación debe ser total, no solo de sus jueces, sino del cuerpo administrativo y técnico de la institución.

El dirigente perremeísta sostuvo, además, que “las leyes están ahí, solo hay que mejorarla, pero si queremos hablar de democracia, los actores son determinantes. Que sean personas apartidistas, honorables, comprometidas con la dignidad y que estén dispuestas a cumplir la ley y la constitución, no a recibir líneas políticas”.

Monseñor Agripino Núñez Collado convocó a los partidos políticos mayoritarios para una reunión este lunes a las 5 de la tarde en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), con el fin de iniciar la discusión para la aprobación de la ley de partidos y organizaciones políticas.

Posición

Andrés Bautista aclaró que la participación de ese partido en el diálogo propuesto, estaría sujeta a los puntos a tratar en la agenda.

“Esta posición del PRM interpreta el sentir de amplios sectores de la vida nacional y es presentada al país, con la esperanza de que sea ponderada y acogida por las demás fuerzas políticas y sociales comprometidas con el rescate de la institucionalidad y consolidación de la democracia dominicana”, expresó Bautista.

Asimismo, Bautista manifestó que esa institución apela a que haya una voluntad seria y responsable de enfrentar la crisis moral y de institucionalidad, que en estos momentos atraviesa República Dominicana.
(Fuente: elcaribe.com.do)