11 de julio de 2016

Miles de venezolanos cruzan frontera en busca alimentos

CARACAS, Venezuela— Miles de venezolanos cruzaron el domingo la frontera con Colombia luego que las autoridades venezolanas permitieron temporalmente el paso peatonal a la ciudad colombiana de Cúcuta, tras casi un año de que el mandatario venezolano Nicolás Maduro ordenó su cierre.

La apertura de la frontera por un plazo de 12 horas se produjo cinco días después que varios centenares de mujeres venezolanas evadieron a los guardias fronterizos de su país y llegaron a Cúcuta para comprar alimentos y medicinas ante el severo desabastecimiento de bienes básicos que sufre Venezuela. Después de varias horas en territorio colombiano regresaron a su país con bolsas con comida y cantando el himno venezolano.

El gobierno de Maduro caracterizó ese acto como "un show mediático", supuestamente orquestado por los adversarios del gobierno para generar violencia en poblados fronterizos.

El gobernador del estado venezolano de Táchira, José Vielma Mora, afirmo en la víspera que la oposición, que según él se ha mostrado como "enemigo de la frontera" tenía previsto montar el domingo otro show mediático como el realizado el 5 de julio, argumentando una falsa crisis humanitaria" en este país sudamericano.

"El presidente Nicolás Maduro ordenó que no quiere ningún herido, ningún muerto, no quiere show. Si mañana (domingo) se acerca un grupo de personas a la frontera no vamos a crear problemas, no vamos a enfrentarlas. El presidente ordenó que el cerco se levantara", indicó el gobernador a la prensa.

El cruce de peatones se inició poco después de las 6 (1000 GMT) de la mañana a través de los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar. La jornada transcurrió pacíficamente hasta el mediodía del domingo. El gobernador del departamento Norte de Santander, William Villamizar, tuiteó: "#corredorHumanitarioFronterizo ya ha beneficiado a unas 25 mil personas. Compran alimentos y medicinas".

En agosto de 2015 Maduro ordenó el cierre de los pasos fronterizos hacia Colombia a raíz del ataque que sufrieron tres militares y un civil en la localidad fronteriza de San Antonio del Táchira cuando realizaban operaciones de combate al contrabando. Asimismo, las autoridades venezolanas acordaron la deportación masiva de más de 1.000 colombianos sin residencia legal en Venezuela.

El cierre comenzó en el estado suroccidental del Táchira y luego se extendió a los estados de Zulia, Apure y Amazonas.

El 6 de julio, el presidente colombiano Juan Manuel Santos encargó a su canciller María Ángela Holguín el diseño de "una hoja de ruta ante una eventual apertura de la frontera con el deseo de ver si eso también lo podemos hacer con las autoridades venezolanas", mientras que Maduro el jueves expresó que su gobierno espera avanzar junto con las autoridades de Colombia en la definición de nuevos planes de seguridad para combatir el contrabando y otros delitos que se registran en la región fronteriza de 2.2000 kilómetros.

También la semana pasada en Caracas se reunieron el ministro de Defensa de ambos países y acordaron "reanimar" la cooperación en materia de seguridad en la frontera, para seguir golpeando fuertemente al crimen organizado".

Víctor Bautista, director de desarrollo de integración fronteriza de la Cancillería de Colombia, comento que "existen unas medidas migratorias y un dispositivo de seguridad que estará vigente en los puentes internacionales, para permitir el libre y seguro tránsito" binacional.

"La orden del Presidente de la República (Santos) es permitir que las madres venezolanas encuentren y lleven todo lo necesario", indicó Bautista en declaraciones difundidas el domingo por la emisora colombiana RCN.- 
AP