13 de julio de 2016

El emperador nipón Akihito tiene previsto abdicar “en los próximos años”

TOKIO (EFE). El emperador de Japón, Akihito, de 82 años, tiene previsto abdicar “en los próximos años” del Trono de Crisantemo, según dijeron hoy fuentes de la Agencia de la Casa Imperial nipona a la cadena estatal NHK.

Akihito ya ha comunicado su intención de abdicar a su esposa, la emperatriz Michiko, y a su hijo y príncipe heredero de Japón, Naruhito, de 56 años, quienes han acatado su decisión, señalaron las mismas fuentes.

El emperador ha tomado esta decisión debido a que su frágil estado de salud le impide desarrollar sus funciones plenamente, y ya ha iniciado los preparativos necesarios para garantizar “una sucesión estable”, añadieron.

La Agencia de la Casa Imperial nipona planea organizar un acto para que Akihito explique su decisión al pueblo japonés, según las citadas fuentes, que señalaron que la abdicación tendría lugar “en los próximos años”.

La salud del emperador de Japón se ha visto debilitada en los últimos años, ya que se sometió a una operación coronaria de “bypass” en 2012 y también sufrió un cáncer de próstata en 2003 tras el que padeció osteoporosis, debido al efecto de la terapia hormonal que se le recetó entonces.

Debido a su edad y a sus problemas de salud, la opinión pública nipona ha debatido en los últimos años la posibilidad de reducir la carga de trabajo de Akihito, quien ha delegado en su hijo Naruhito algunas de las obligaciones de su agenda, como visitas a guarderías o centros de ancianos.

Su reinado se ha prolongado durante casi tres décadas, desde que accedió al trono con 55 años el 7 de enero de 1989, a raíz de la muerte de su padre, el emperador Hirohito.

El actual emperador nipón ha sido el primero en llegar al cargo desde la entrada en vigor de la Constitución nipona, adoptada en 1947 a instancias de la ocupación estadounidense al término de la II Guerra Mundial.

Asimismo, la abdicación de Akihito sería la primera que se produce en la línea sucesoria imperial nipona desde la del emperador Kokaku en 1817.

La Ley de Sucesión en vigor en Japón no contempla el supuesto de la abdicación, por lo que sería necesaria su revisión para especificar que el cargo recaiga en Naruhito tras la renuncia de su padre, según señalaron fuentes gubernamentales a NHK.

Los cinco predecesores del actual ocupante del Trono de Crisantemo fallecieron en el cargo: Hirohito (1901-1989), conocido póstumamente como el emperador Showa; Taisho (1912-1926), Meiji (1867-1912), Komei (1846-1867) y Ninko (1817-1846).