17 de junio de 2016

Obama consuela a víctimas de Orlando

Orlando. El presidente Barack Obama afirmó el jueves que una amenaza a la seguridad de todos los estadounidenses es una razón poderosa para hacer más estrictas las leyes sobre armas en Estados Unidos.Las campañas contraterroristas en el extranjero, subrayó, nunca podrán prevenir todos los ataques de “lobos solitarios” como el que mató 49 personas en Orlando.

Hablando en un monumento conmemorativo improvisado en recuerdo de las víctimas, Obama dijo que la masacre en un club nocturno gay fue evidencia de que se requieren “medidas distintas” para limitar el daño que puede ocasionar una persona “irracional” decidida a cometer actos de violencia. Elogió el esfuerzo de demócratas para que se adopten nuevas medidas de control de armas, incluida una nueva prohibición a armas de asalto y revisiones de antecedentes más estrictas.

Aunque manifestó poca esperanza de que las medidas encuentren mucho apoyo entre la mayoría de los opositores, Obama parecía estar dirigiéndose a otros legisladores, quizá republicanos ansiosos de apoyar campañas de contraterrorismo pero que se oponen con tenacidad a restricciones a las armas.

Obama llegó a la ciudad en momentos en que Orlando iniciaba la siguiente etapa de su duelo: funerales por toda la entidad. Una ceremonia realizada la noche del miércoles por Javier Jorge Reyes se convirtió en una reunión multitudinaria de amigos, familiares, travestis y motociclistas que le rindieron homenaje.

“Estamos aquí sólo para propagar amor y regocijo, y para poner fin a todo el odio”, dijo Ezekiel Davis, o como es conocido por algunos, Sister Anesthesia Beaverhausen. Obama no pudo perder de vista otros signos de una comunidad que se une ante la tragedia. Cientos de personas se congregaron bajo un calor de 35 grados Celsius (95 Fahrenheit) afuera del estadio Amway Center, donde él se reunió con familias.

Senador McCain echa para atrás

Washington. El senador republicano John McCain dijo el jueves que el presidente Barack Obama es “directamente responsable” de la masacre en Orlando, Florida, debido a que permitió el crecimiento del grupo Estado Islámico durante su gobierno. Sin embargo, poco después emitió un comunicado en donde dijo que “se había equivocado”.