24 de junio de 2016

El final de los números de teléfono

¿Alguien recuerda realmente los números de teléfonos de sus amigos o incluso familiares? No hace tanto tiempo al usuario no le quedaba otra que memorizar los números de teléfono habituales o, en el peor de los casos, anotarlos en la agenda.

Con la llegada de los smartphones, todo este proceso ha cambiado y ahora es el móvil quien hace el trabajo sucio de memorizar el número, mientras el usuario únicamente tiene que buscar el contacto para llamar. Así las cosas ¿tiene realmente sentido que sigamos manteniendo los números de teléfono? Esta secuencia de cifras podría tener los días contados en un futuro no muy lejano, y su sustituto sería directamente el nombre de la persona.

El mundo de la comunicación entre personas está viviendo una profunda transformación: la llegada de WhatsApp y similares sentenció a una muerte segura a los SMS, y asestó un duro golpe a las llamadas, que resisten como último recurso a la hora de contactar con el usuario. Pero aquí no termina la evolución en la forma de comunicarnos puesto que los mensajes de texto dieron paso a las video llamadas y las aplicaciones de mensajería comenzaron a soportar también las llamadas de voz en HD. Facebook es la empresa que concentra el mayor número de usuarios activos al mes del planeta en aplicaciones de mensajería, y es precisamente este gigante quien quiere liderar la transformación de la comunicación interpersonal.

La red social por excelencia intenta huir como puede del cliché del muro y los cotilleos, y reivindica su posición líder de plataforma de comunicación global. En este sentido, Stan Chudnovsky, máximo responsable de Messenger, da también por muerto al número de teléfono: “En el futuro tú deberías ser capaz de simplemente llamarme a mí”, en referencia a la no necesidad de recordar una secuencia de cifras. El directivo recibe a EL PAÍS en las oficinas de Facebook en Londres y explica que “el número de teléfono no tiene ningún significado para el usuario, sino que es un proceso que trabaja en segundo plano”. Se trata, en definitiva como el DNI: todo el mundo tiene uno pero para contactar con la gente no es necesario saberlo, ya que basta con el nombre y el apellido.

La apuesta de la compañía por la comunicación es tan clara que ya no es necesario darse de alta en Facebook para usar Messenger: basta con el número de teléfono. Y sorprende descubrir que nos costará encontrar algún conocido o familiar que no la tenga si efectuamos una búsqueda con el nombre con la propia aplicación. En este sentido, David Markus, también directivo del equipo de Messenger, habló a comienzos de año del fin del número de teléfono y aunque nadie quiere aventurarse a una fecha clara, por sus palabras, 2016 es el año de partida de un cambio en el que entre los usuarios únicamente será necesario acceder al nombre para ponerse en contacto.

Por otro lado, ya no sólo se utiliza un dispositivo, sino que es fácil que la misma persona esté en el tablet o el ordenador y desee contactar con sus allegados desde esos dispositivos sin necesidad de contar con una SIM. La misma llamada que se efectúa desde el móvil se podrá responder indistintamente desde un ordenador o tableta. Apple es otro de los grandes que apuesta por potenciar la intercomunicación basándose únicamente en la identidad del usuario y en este sentido basta con un solo toque en el contacto para establecer una llamada por su plataforma de VoIP y vídeo FaceTime.