11 de mayo de 2016

Danilo Medina espera coronar carrera política con victoria "contundente"

Santo Domingo-. El economista Danilo Medina, que acumula experiencias como ministro, congresista y presidente, está a las puertas de repetir como gobernante, si no fallan las encuestas para los comicios del próximo 15 de mayo y obtener una victoria "contundente".

Tras cuatro años en el poder, a cumplirse el 16 de agosto venidero, Medina, según sus propias palabras, está convencido de que se encuentra a las puertas de obtener "la victoria electoral más contundente en la historia de la República Dominicana".

Se refiere el gobernante, a que sus propias encuestas y la mayoría de las hechas públicas, auguran que su propuesta resultará favorecida con más del 60 por ciento de los votos de los casi 7 millones de ciudadanos hábiles para sufragar.

En su campaña proselitista, Medina ha hecho énfasis en que los resultados de su obra de Gobierno son los mejores argumentos para convencer al electorado de que le favorezca de nuevo y así completar la construcción de más infraestructuras, de una mayor inversión en salud pública, de mantener el crecimiento de la economía y fortalecer las micro, medianas y pequeñas industrias.

También reclama el voto para incrementar su respaldo al turismo y las zonas francas, impulsar la calidad de la educación, robustecer las relaciones internacionales y fortalecer el 'buque insignia' de su mandato: las visitas sorpresa que cada domingo realiza a comunidades deprimidas del país para ofrecer financiación a proyectos de desarrollo.

El jefe de Estado, de 64 años, espera repetir en el cargo, para continuar invirtiendo en la agropecuaria y crear otros 400.000 empleos, tal y como asegura, logró durante su gestión iniciada en agosto de 2012.

Medina nació y comenzó su carrera política en la localidad de Arroyo Cano, provincia San Juan de la Maguana (suroeste),y de ahí saltó a las aulas de la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde estudió ingeniería química.

El primer presidente dominicano de profesión economista, llegó al Palacio Nacional con fama de político pragmático y disciplinado, cualidades que puso a prueba cuando hace un año logró que el comité político de su organización, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), aprobara que Medina tuviera la oportunidad de reelegirse, a pesar de que en ese momento la Constitución lo prohibía.

Ese órgano de dirección del PLD tomó la decisión ante los altos niveles de popularidad que las encuestas daban a Medina, ubicándolo como el presidente mejor valorado del continente americano.

Esto, sin embargo, estuvo a punto de causar la división del partido oficialista, pues el expresidente Leonel Fernández y sus seguidores, rechazaron de manera resuelta la medida.

Decenas de congresistas del PLD leales al exgobernante proclamaban rabiosamente, que "jamás" aprobarían la reinstalación de la reelección, atacaron a Medina y cerraron filas junto a su líder, quien había dado claras intenciones de querer volver a ser el candidato presidencial de su partido.

Cuando todo indicaba que la división del oficialismo era inevitable, y tras un discurso televisado de Fernández en el que reiteraba su oposición a las intenciones de Medina, surgió un acuerdo de 15 puntos entre ambos líderes en el que el expresidente daba su aprobación a la reelección, a cambio de incluir artículos en la Constitución que la "blindaran" de cara al futuro.

Hasta el momento esto no ha sucedido, pero sí se cumplió otro de los puntos, y fue el referente a que todos los congresistas del PLD tuvieran la oportunidad de reelegirse. Se determinó, además, que los alcaldes de ese partido favoritos en sus demarcaciones, volvieran a postularse sin la necesidad de competir en unas primarias.

Tras superar ese percance, Medina se agenció el respaldo de casi todos los legisladores del entonces rival Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y la reelección fue aprobada por el Congreso Nacional (bicameral) convertido en Asamblea Nacional Revisora.

Como era de esperarse, las relaciones entre Medina y Fernández sufrieron un distanciamiento que fue disipándose en los últimos meses, con la integración del exjefe de Estado a la campaña del gobernante, quien repite como su compañera de fórmula a la esposa de este último, Margarita Cedeño.

El presidente dominicano tiene ahora por delante un último escollo para coronar su carrera política: derrotar en las urnas al candidato del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, quien afirma que "solo Dios" impediría su triunfo.

El aspirante oficialista está casado con la psicóloga Cándida Montilla, con la que tiene tres hijas.
(Fuente: listindiario.com)