7 de abril de 2016

Texas ejecuta a hombre que bebió sangre de niño al que asesinó

El estado de Texas ejecutó hoy a Pablo Vásquez, un hispano condenado a muerte por asesinar a un niño de 12 años -David Cárdenas- del que se bebió la sangre mientras todavía estaba vivo en 1998.

A Vásquez, de 38 años, lo declararon muerto a las 6:35 p.m. (7:35 p.m. hora de Puerto Rico) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville, de acuerdo con la notificación del Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Sus últimas palabras fueron: “Lo siento por la familia de David. Esta es la única manera de que me perdonen. Aquí tenéis vuestra justicia”.

Horas antes de la ejecución, los magistrados del Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazaron un recurso de última hora presentado por los abogados del preso en el que argumentaban que Vásquez no tuvo un “juicio justo”.

En su opinión, el tribunal que condenó a Vásquez en 1999 “rechazó de forma deliberada a los candidatos a jurado que se manifestaron en contra de la pena de muerte”.

En la madrugada del 18 de abril de 1998, Cárdenas, Vásquez y su primo Andy Chapa se fueron de una fiesta a la que habían acudido juntos en el municipio de Donna, ubicado en la frontera sur de Texas, a pocos metros de México.

Según confesó tras su detención, Vásquez, que tenía 20 años, había consumido drogas -marihuana y cocaína- y alcohol en la fiesta.

El hoy ejecutado escuchó entonces “voces” en su cabeza que lo incitaron a matar a Cárdenas. Con un trozo de tubería lo atacó por la espalda y después le cortó la garganta mientras Chapa, que tenía 15 años, empezaba a cavar un hueco.

“Él todavía hablaba, fue entonces cuando lo alcé. La sangre le chorreaba y me empapó toda la cara. Algo me dijo entonces que me la bebiera”, dijo Vásquez a la Policía.

Después de esa macabra escena, Chapa remató al niño golpeándolo con la misma pala con la que estaba cavando la tumba y entre los dos le cortaron los brazos, un pie y trataron de descuartizarlo, sin éxito. Además, le arrancaron la piel de la espalda.

El cadáver lo escondieron en el hueco y lo cubrieron con hierba y ramas.

“El diablo me estaba diciendo que lo hiciera”, apuntó Vásquez, lo que llevó a los investigadores a barajar como hipótesis un crimen satánico, aunque después lo descartaron.

Aunque el móvil del asesinato nunca fue esclarecido, otra de las hipótesis que los investigadores barajaron fue el robo, ya que Vásquez le usurpó un anillo y una cadena de oro al menor.

La Policía halló el cuerpo de Cárdenas al cabo de cuatro días después de que su hermana denunciara la desaparición. Una pista anónima condujo a los investigadores a Chapa, y de él a Vásquez, que había huido a un suburbio de Houston tras cometer el crimen.

A Vásquez lo condenaron a muerte, mientras que Chapa -menor de edad en ese entonces-, cumple una pena de 35 años de cárcel. Las autoridades le denegaron en 2015 una solicitud para salir en libertad condicional.

Además, otros tres familiares de los primos salieron salpicados con penas menores por ayudar a Vásquez en su intento de huida y uno de ellos fue deportado a Guatemala.

La de Vásquez fue la undécima ejecución del año en Estados Unidos y la sexta en Texas.

Desde que el Tribunal Supremo reinstauró el castigo capital hace cuatro décadas, Estados Unidos ha ejecutado a 1,433 reos, la mayoría en Texas (537).

La próxima ejecución prevista en el país es la del afroamericano Kenneth Fults, el próximo 12 de abril en el estado de Georgia. A Fults lo condenaron a muerte por irrumpir en casa de su vecina y asesinarla en 1996.

Después de Texas, Georgia es el estado que más ejecuciones lleva en 2016, tres en total.