14 de abril de 2016

OMS: Se precisan más pruebas para confirmar vínculo entre zika y microcefalia

GINEBRA (EFE). La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que aún deben hacerse más estudios científicos para poder afirmar con rotundidad y sin lugar a dudas que hay un vínculo directo entre la infección con el virus del Zika y algunos casos de microcefalia en recién nacidos.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) publicaron ayer un estudio en el New England Journal of Medicine, que concluye que existe un vínculo directo entre la microcefalia de algunos bebés y el contagio con el virus durante la gestación.

Hasta la fecha la OMS ha afirmado que “existe un fuerte consenso científico” respecto a la relación directa entre la infección con zika y desórdenes neuronales, sean estos en el feto o en adultos, dado el vínculo entre la aparición de casos de Síndrome de Guillain-Barré (SGB) y un contagio previo con el virus.

A pesar del anuncio del CDC, la posición de la OMS no ha cambiado.

“Hay un flujo reciente de estudios que apoyan la conclusión que existe una asociación entre el zika y la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré. Pero es importante destacar que los científicos no excluyen la posibilidad de que otros factores combinados con la infección del virus del zika puedan ser la causa de los desórdenes neurológicos”, explicó a Efe Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS.

“Se necesita más investigación antes de poder sacar cualquier conclusión en esta área”, agregó.

Jarevic agregó que la microcefalia pueden aparecer como consecuencia de otras infecciones, la exposición a químicos, anomalías genéticas, y que el SGB es una respuesta autoinmune del cuerpo ante una infección que puede tener distintos orígenes.

Hay que destacar que, hasta el momento, en Estados Unidos no se han registrado ninguna transmisión local del virus en su territorio continental, dado que todos los casos han sido importados tras viajar el paciente a zonas endémicas, o por transmisión sexual.

Este hecho ha permitido que el CDC haya podido investigar sin tener que tomar en cuenta la posibilidad de una doble infección con el dengue o el chikungunya -enfermedades transmitidas por el mismo mosquito que infecta el zika, el Aedes Aegyti- o por otros factores ambientales.

“Cada día se publican nuevos estudios sorbe zika y sus complicaciones y el ritmo de la investigación seguirá creciendo”, concluyó Jasarevic.