26 de abril de 2016

La muerte de El General Larguito conmueve al país

Tomás Santana de la Cruz, mejor conocido en el mundo del espectáculo como El General Larguito, que dio tanto y recibió tan poco, ha muerto en medio de una profunda pobreza y sin ver hecho realidad su último deseo: conseguir una casa del Gobierno.

El deceso se produjo alrededor de las diez de la mañana, y a las dos de la tarde su cuerpo aún yacía en la cama sostenida por pedazos de blocks, a la espera del carro fúnebre con el ataúd que enviaría el Ministerio de Cultura para trasladarlo a la funeraria; trámite que se retrasó al parecer por la desorientación de la familia, que por la falta de recursos no sabía qué hacer, hasta que miembros de la filial de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) llegaron al lugar e hicieron contacto con Cultura. Desde hacía varios meses, el cantautor padecía de cáncer pulmonar, neumonía y gastroenteritis, enfermedades que le ocasionaron deshidratación aguda, al extremo de que al momento de su muerte pesaba sólo 50 libras.

La esposa de El General Larguito, María Celeste Trejo, y algunos de sus ocho hijos (Mery, Neumary, Britania, Dilcia, Danny, Rhina, Norbelis y Mendy), cuatro procreados con ella, lloraban junto a su lecho de muerte, por la incertidumbre, además, de no saber qué hacer de no llegar la ayuda prometida, que finalmente se produjo a las 2:15 p.m., cuando fue trasladado a la Funeraria Savica, donde fue velado. Los restos de Santana de la Cruz serían sepultados este martes, a las 11: 00 a.m., en el cementerio El Ingenio de Santiago.

Ayer, el ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, lamentó el fallecimiento de este ícono de la música popular y dispuso que una comisión, encabezada por Jochy Sánchez, director regional en Santiago, se encargue de los asuntos del sepelio. 
 
Trejo narró que el merenguero fue dado de alta el pasado jueves de la clínica del doctor Cruz Jiminián en Santo Domingo, y que por trámites del merenguero El Prodigio fue trasladado a esta ciudad. Dice que su muerte la sorprendió, ya que aunque estaba bien delicado de salud, se mantenía hablando y comiendo, aunque muy poco; pero que este lunes amaneció que no hablaba, agravándose con las horas, para luego morir. 
 
Añadió que en los meses que duró con la enfermedad, por la que El General Larguito había solicitado ayuda en más de una ocasión, recibieron apoyo de la clase artística, y del Gobierno a través del Ministerio de Cultura (favorecido con una pensión y asistencia médica), aunque vivían en condiciones muy deplorables, ya que el merenguero había hecho “un negocio” con el dinero de la pensión que recibía, y apenas tenían para comer. 
 
Precisamente, en ese centro de salud ofreció su última entrevista a elCaribe, donde volvió a solicitar la ayuda del Gobierno para conseguir una vivienda. “Que me den una ayuda para comprar una casita, ya que no la tengo. Yo no quiero mansión, una casita, que yo diga esto es mío y ya”, expresó a este diario el intérprete nacido en Gaspar Hernández.

Así pierde la industria discográfica una de las figuras más representativas de la música de tierra dentro y un excepcional acordeonista, que logró trascender con merengues como “Navidad sin mi madre”, “La Chiflera” y “Homenaje a Tatico Henríquez”, entre otros.

Lamentos


Fefita La Grande, sumamente acongojada, lamentó la muerte del merenguero del que la mayoría de agrupaciones típicas habían popularizado temas, considerando que el país ha perdido un valor muy bonito. “Lamento en el alma la muerte de mi gran amigo, hermano, compañero, gran compositor típico, y me ha dolido demasiado su muerte (irrumpe en llanto), pero lo que Dios hace, qué vamos a hacer, vamos a aceptarlo. Yo tengo tres o cuatro temas muy bonitos que él me dio... perdimos una gloria de este país”, expresó la merenguera típica. En tanto que Bericlito Espinal, mánager de la Banda Real, consideró que el país y el género típico perdieron un valioso músico y un gran ser humano. Espinal consideró que la muerte del artista en esas condiciones de pobreza debe de llamar a reflexión, y clamó por más unión entre los músicos.

De su lado, Krisspy valoró sus aportes al género y expresó que hay agrupaciones que aún viven de la música de El General Larguito, incluyéndolo a él que ha tenido que tocar sus temas porque se lo han pedido. Recordó que Alex Bueno, El Torito y muchos otros han grabado sus composiciones.

Acroarte lamenta deceso del legendario cantautor

La Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) lamenta el fallecimiento de El General Larguito, a los 70 años de edad. “Acroarte desea paz a los restos de Tomás Santana de la Cruz y extiende sus condolencias a los familiares del artista que deja su legado en la música dominicana”, expresó Jorge Ramos C., presidente de Acroarte. También, figuras como el cantante y presentador Roberto del Castillo manifestaron su tristeza por la muerte del merenguero.- 
(Fuente: elcaribe.com.do)