20 de abril de 2016

Artículo de Opinión: La deserción escolar y el informe del Ministerio de Educación


La deserción escolar es el abandono “voluntario” o involuntario de la población escolar de su centro educativo. Las causas son diversas y varían entre países ricos y países pobres.

En nuestro país –como en los de nuestra región latinoamericana-, es mayor en Básica, pero es significativa en media y en la propia universitaria.

Todos los analistas concluyen que la deserción escolar está asociada a la pobreza y a los bajos niveles educativos de los padres de los estudiantes desertores, lo cual es un círculo vicioso de pobreza en pobreza, con las consabidas consecuencias económico-sociales para millones de familia y el país.

Es cierto que en los últimos años ha descendido la tasa de deserción escolar, pero es poco. Además, ¿cuál específicamente? ¿y por qué?

Descendió fundamentalmente en el Nivel Básico (de 1er. a 8vo.), pero no en el Nivel Medio (bachillerato), ni en la Modalidad de Adultos donde es notoria la estampida a mitad del año escolar y al finalizar el año.

¿Por qué descendió en el Nivel Básico? Evidentemente que por la comida!! Hay más centros de Básica con comida que centros de media en términos relativos. Pero la escuela no es un comedor económico, es y debe ser un centro de conocimientos y cultura.

La deserción en la Modalidad de Adultos es altísima, hay centros casi vacíos. A pesar de “Quisqueya Aprende Contigo”.

Los Liceos Nocturnos se reducen a la mitad y los liceos diurnos también sufren baja en sus matrículas.

Pobreza: Menores convertidos en adultos sociales se le hace insostenible la carga laboral con la carga académica.

Los embarazos en adolescentes y los “matrimonios precoces” merman la matrícula escolar.

También hay pérdida de las expectativas, porque la escuela actual deja de ser atractiva

En un volumen-libraco lleno de fotografías full-color, propaganda y estadísticas el Ministerio de Educación presenta sus “éxitos” en la gestión educativa del último año, pero que en realidad abarca casi los 4 años del actual gobierno.

Destacan las variables cuantitativas: matrículas, aulas, inversión, merienda escolar, almuerzo escolar, población y centros en jornada extendida, etc. Pero las variables cualitativas son ignoradas, hay que preguntarle al Ministro: cuánto más saben leer y escribir los estudiantes; cuánto más saben calcular, pensar, analizar,…?

Cuántos han aprendido una disciplina deportiva?; Cuántos han aprendido a pintar, bailar, cantar o tocar un instrumento musical?

¿Qué se aprende en la escuela/liceo dominicano después que se come? Nada!!! La jornada escolar extendida es una ampliación del Plan Social de la Presidencia, dar comida, no calidad educativa.

Más de 400 mil millones de pesos en 4 años no han impactado en la calidad de la educación porque los han consumido las obras y compras de de terrenos sobrevaluadas y otras forma de la corrupción.

Miguel Ángel Fernández
El autor es miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la ADP