15 de marzo de 2016

Canales de la televisión local dejan “huérfanos” a los niños

La televisión dominicana ha ido acelerando un proceso de distanciamiento de los niños. En medio de un crecimiento tecnológico y las atractivas propuestas extranjeras que llegan a través de las compañías de telecable, los programas de los canales locales de VHF dirigidos a los más pequeños de la familia hoy en día son cosas del pasado.Desde la ciudad de Santiago se transmiten dos de las tres producciones que luchan por su permanencia en la pantalla chica con muy poco respaldo de los anunciantes, y las mismas pertenecen a la frecuencia UHF: El programa infantil “KanquiManía”, que se origina en Teleuniverso, canal 29; el espacio sabatino “La Casita de Payamín”, que se transmite por Telecontacto, canal 57, y desde Santo Domingo sale al aire cada sábado “El Show de Huguito”, por Telefuturo, canal 23. Los tres programas infantiles actualmente compiten por el premio Soberano en su renglón.

Desde sus inicios, estas tres producciones han sido soportes para jóvenes talentos que desean abrirse paso en los medios de comunicación, algo similar a lo que acontecía en espacios como “El Club de Isha”, “Johnny Landia”, “María Moñitos”, “Amelín y Picolín”, Sábado Chiquito”, “El Show del Monito Quique” y “Vivan los Niños”, entre otros que hoy solo están en los recuerdos de quienes vivieron esas épocas que dieron vida a personajes infantiles inolvidables.

Ante este panorama, talentos y productores que trabajan con este tipo de público han mostrado su preocupación y entienden que esta ausencia se debe a factores económicos y a la falta de apoyo, tanto de los canales como de las grandes marcas. Johan Manuel Martínez, Payamín, quien lleva 7 años dibujando sonrisas en los rostros de los niños santiagueros a través de su programa “La Casita de Payamín”, lamentó que los productores y las grandes marcas no le brinden el respaldo que necesitan para llevar a cabo propuestas de este tipo, que además de entretener, también sirven para educar y formar a los niños.

“No sé cuál es el miedo a enfrentar un público infantil o vender productos infantiles para apoyar el medio”, se cuestionó. A juicio de Payamín, las empresas patrocinadoras se limitan a apoyar los proyectos de programas infantiles porque entienden que es un público que consume productos específicos, dejando de lado que la familia se une para disfrutar de esos tipos de programas.

Reveló que en más de una ocasión ha presentado propuestas de ese tipo para ser transmitidas en la capital y que la respuesta que recibe es que lo van a llamar y nunca lo llaman. El payaso, de 38 años, lleva más de dos décadas trabajando con niños -seis años con niños especiales-. “Los niños te dan alegría, te dan vida, te motivan a hacer cosas que tú ni sueñas. Entonces, cuando entras en su mundo, logras compaginar con ellos, te vuelves loco, te vuelves divertido y eres feliz también”, sostiene Payamín visiblemente emocionado, quien exhortó a los padres a dejarlos vivir su niñez, sin la necesidad de prohibirles que hagan algunas actividades.

Mientras que Isabel Aracena –Isha-, quien por muchos años condujo el exitoso programa “El Club de Isha”, por Color Visión, criticó que en la actualidad se hacen programas de entretenimiento y no educativos, lo que conduce a los niños a escuchar y cantar canciones que están dirigidas a otro público.

“Se han tenido que refugiar en programaciones que no van dirigidas exactamente para su target. Vemos que muchos niños utilizan como imagen a los urbanos, que no está mal, simplemente es que no están dirigidos para ellos. Cantan canciones que no son para ellos”, manifestó.

A juicio de Aracena, otro de los factores que han influido en contra de los programas televisivos dedicados a la niñez, es que la realización de un producto infantil es muy costoso, lo que desmotiva tanto a los productores como a las televisoras.

Plantea que se realice una evaluación de la demanda que tienen los niños, ya que entiende que la televisión local “se ha desenfocado”, debido a que ofrece más diversión que educación.

De su lado, el productor de televisivo Alberto Zayas atribuye la ausencia de contenidos infantiles en la televisión capitalina a la falta de apoyo. Cree que hay un relevo de la vieja generación, como Kanquimanía y Huguito, quienes a su juicio, no han recibido respaldo. -
(Fuente: elcaribe.com.do)